Año LXXXVIII - Nro. 31.766 - Domingo 18 de Enero de 2004

El tenor mapuche que conquistó a Europa

Satisfecho con sus logros, el exitoso tenor mapuche José Quilapi posee una nutrida producción de grabaciones.

Oriundo de la Novena Región, específicamente de la localidad de Quepe, José Quilapi logró darle vuelta la mano al destino que tan fuertemente golpea a los niños de escasos recursos, y hoy gracias a su esfuerzo y ahínco es un tenor reconocido a nivel mundial. Tanto es así que ha logrado conquistar los más importantes y exigentes escenarios y públicos de Europa.

Sin duda, el pueblo mapuche es guerrero, y este hombre lo deja bien en claro, aunque reconoce que tuvo la suerte de estar en los momentos y situaciones correctas. "Yo llegué a Santiago cuando tenía 1 año y mi mamá llegó a desempeñarse como empleada a una casa donde la gente era muy culta...vivíamos atrás de la casa principal y al lado de un matrimonio alemán que me cuidaba y me enseñó el idioma, y junto a los patrones de mi madre aprendí de música..Supe desde el comienzo fue que tenía muy buen oído. Luego de un tiempo decidí que era lo que quería hacer el resto de mi vida", comenta José Quilapi.

 

INICIOS

 

Comenzó cantando en la casa de los patrones, consiguiendo así dinero para ir al cine los días domingo. "Yo era el más chico de esa familia, por lo tanto me criaron como un hijo más, me trataron muy bien", cuenta el tenor.

Claramente ha sido una vida marcada por la dedicación y el esmero, pero este hombre de la Novena Región ha sabido aprovechar cada oportunidad que se le ha planteado en la vida. A los 14 años aprobó la díficil selección para ingresar al Coro de Cámara de la Universidad de Chile, para luego integrar el Conjunto de Música Antigua de la Universidad Católica, y al mismo tiempo estudiaba canto en el Conservatorio de Música de la Universidad de Chile.

 

A EUROPA

 

Años más tarde, el tenor decide viajar a Berlín. "Desde chiquito quise conocer Europa, y en una oportunidad montamos la obra Los Tres Centavos en el Teatro Hollywood y nos fue muy bien...gané harto dinero y pude costearme el viaje. Decidí quedarme a estudiar en Berlín porque era donde más tenía contactos. Yo los necesitaba mucho", recuerda José Quilapi.

Llegando a Berlín se desempeñó en variados trabajos como ayudante de cocina y cantante de velorios, consiguiendo así el sustento para poder permanecer en el lejano país. Obtuvo su vivienda mediante un trato, el debía hacer el aseo de todo el edificio una vez a la semana, y lo hizo durante años hasta que logró consolidarse como el artista que hoy en día es. Su vida la ha dedicado por completo al canto.

"Yo me he dedicado siempre ha cultivar la faceta musical en mi vida, descuidando el aspecto familiar...tengo 48 años y soy soltero, nunca me interesó otra cosa que no fuera la música...hasta hoy", cuenta el tenor.

 

Por Marcela Pacheco

Volver



Fundado el 5 de Marzo de 1916
Suscripciones | Clasifono | Ed. Especiales
Teléfonos | Contactos
Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929